15 noviembre 2017

La Justicia también es machista

Ya sé que no todos los jueces lo son. Sé también que algunos se comportan a favor de las mujeres maltratadas, pero mientras que ante abusos sexuales contra las mujeres existan individuos togados que actúen con métodos misóginos se puede confirmar que  la Justicia también es machista. Perpetúan el machismo y debilitan la defensa de la mujer.

Esto es lo que ocurre con decisiones como las del Tribunal que lleva el caso de “La Manada”, ya saben ese grupo de cinco canallas que acorralaron a una joven y la metieron en un portal para violarla, durante las fiestas de San Fermín del año pasado. Pero no, no sólo se conformaron con esa repugnante actuación, además lo grabaron para hacerlo público y regodearse de tal acto infame. El vídeo grabado lo encabezaron con la frase: “Follándonos a una entre cinco”.

Pues bien, este acto está siendo juzgado por un Tribunal que ha tomado decisiones lesivas para esta joven madrileña sin ningún rubor y al albor de un comportamiento machista de primera categoría.

En primer lugar, estos salvajes componentes de La Manada (un guardia civil, un militar y tres civiles) mantenían contacto en un grupo de whatsapp en el que se incitaba a violar y  se contaban sus delitos como hazañas. Sin embargo, el Tribunal decidió que los mensajes anteriores al día 7, cuando ocurrió el hecho, no se deberían tener en cuenta puesto que sólo se juzgaba un hecho concreto, el de la violación grupal de ese día.

Algo que parece insólito, puesto que parece que esos mensajes podrían contener elementos delictivos que podrían demostrar que estos cinco violadores habrían podido cometer actuaciones similares con anterioridad. Se ve que al Tribunal no le pareció interesante cuál había sido el camino delictivo que estos violadores habían seguido hasta ese momento.

Pero, aún hay más, y es que ese mismo Tribunal que no admitió los whatsapps de La Manada, ha creído oportuno incluir en el sumario el contenido de un seguimiento a la joven víctima, efectuado por un delincuente contratado por el defensor de uno de los acusados, con el fin de espiar cuál ha sido el comportamiento de esa mujer y tratar de hacer ver que esa violación no le ha cambiado su vida, y su comportamiento es normal.

¡Qué barbaridad! ¿Acaso quieren juzgar el comportamiento de la víctima? ¿Cómo se permite que se grave la vida de alguien sin consentimiento judicial o de la persona grabada? ¿Qué tiene que ver lo que haga esta mujer en su vida diaria con lo que pasó? ¿Acaso tratan de encontrar algo en la vida de la violada para poder afirmar que se lo merecía? ¿O es que para condenar a estos canallas, la mujer no debería continuar una vida normal? ¿Se trata de culpabilizar a la víctima para defender a los violadores?

O sea, este Tribunal machista es capaz de no tener en cuenta pruebas anteriores al hecho de los violadores, que podrían determinar la organización grupal de la violación y, sin embargo, pretende tener en cuenta lo que se ha grabado, sin ningún permiso, de la vida de la mujer. Está claro que lo que pretenden estos sinvergüenzas con ayuda de este Tribunal es demostrar que no le han quedado secuelas a la mujer (como si pudieran saberlo) y que goza de una vida ‘normal’, por lo que según ellos, podrían llegar a decir que no la ha afectado o incluso que se lo merecía.

Está claro el propósito de los violadores, pero que un Tribunal colabore en llevar a efecto tales desmanes parece increíble y debería hacer que el CGPJ le abriera un expediente. ¿Claro que, visto hasta qué punto puede llegar esta lacra criminal machista, quién ha dicho que el CGPJ no hubiera actuado igual?

¿Recuerdan aquel caso del juez que justificó una violación porque la mujer llevaba minifalda? Fue en 1989. Y por ahí andamos todavía…


Salud y República

09 noviembre 2017

La jueza Carmen Lamela recibe su tercer premio por su pasión pepera, en un año

Ya lo entendíamos, pero ahora ha quedado totalmente al descubierto. Esta jueza que primero encarceló a los Jordis, y luego a una parte del govern català es una luz que guía los pasos del PP por la Audiencia Nacional. Y es que es muy agradecida, y el PP la premia por su apoyo y afección a Rajoy y los suyos.

El fiscal reprobado Maza, que ha sido el gran impulsor de las peticiones de cárcel para todo lo que no se escudara bajo el nacionalismo español, ha encontrado su aliada en la jueza de la Audiencia Nacional y juntos han llevado a cabo la operación más sucia que se recuerda.

Y a cada cual su premio. El fiscal que debió ser cesado y fue reprobado por el Parlamento Español ha encontrado su mayor aliada anti-independentista en una jueza que ha sido galardonada –las condecoraciones llevan asignadas una prestación económica— en dos ocasiones, en el último año: en octubre de 2016, le otorgaron la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil”, siendo ministro Jorge Fernández Díaz (ministro reprobado), y la medalla al Mérito Policial en septiembre de este año se la otorgó el Ministro del Interior, Juan Igancio Zoido (otro ministro reprobado).

Pero la cosa no se queda ahí, la jueza Lamela que ocupaba el cargo provisionalmente, acaba de ser nombrada, entre varios candidatos, jueza titular con plaza fija en la Audiencia Nacional. Otro premio, y van tres en poco más de un año, que el gobierno pepero concede a su fiel aliada. En esta ocasión, ha sido propuesta por el ministro de Justicia, Rafael Català (curiosamente, otro ministro reprobado)

Los dos, con sus servicios prestados, no desde luego a este país, al que con sus decisiones están obstaculizando la solución con Cataluña, sino al Partido Popular, al que sirven con un vasallaje indigno de un fiscal, aunque sea nombrado por el gobierno y menos de una jueza de la Audiencia Nacional salvo que…


Todo esto no ha hecho sino calentar el ambiente con una decisión injusta, como es la de dictar prisión preventiva a los Jordis y a ocho componentes del gobierno catalán. Todo el mundo, pensaba hasta hace un mes que la prisión preventiva es una medida muy extrema, por lo que significa encarcelar a personas antes de ser condenados en firme. Y así trataron de explicarlo las élites políticas, muchas de las que se llaman constitucionalistas hoy, para defender que, por ejemplo y entre otros, no estuvieran en la cárcel Urdangarín y Rato. Pero claro, ha vuelto a funcionar la ley del embudo.

Ayer huelga. Todos estos días manifestaciones y concentraciones continuas en Cataluña y un puñado más de independentistas que se convierten con fervor al ver lo que hay al otro lado del espejo.

Basta ya de un gobierno que no respeta la separación de poderes, basta ya de un gobierno que se apoya en un partido acusado de corrupción y de ganar dopado las elecciones. Basta ya de utilizar la represión y el miedo. Basta ya de soportar a un partido que trata de solucionar judicialmente los problemas políticos.

Por cierto, no quisiera dejar de señalar la incoherente actitud de un partido que se llama de izquierdas, como el PSOE, y que de la mano de la derecha (el PP) y de la extrema derecha (Ciudadanos) ha ayudado a aplicar el 155 y no es capaz de pedir estas excarcelaciones injustas.

¡¡LIBERTAD PARA LOS JORDIS Y EL GOVERN CATALÀ!!


Salud y República

05 noviembre 2017

Lo que el PP tapa con el Procés Català

El llamado Procés Català está dejando en la cuneta asuntos de primera importancia, de los que, al parecer, los medios apenas dan cobertura. Y no es que no tenga importancia lo que ocurre en Cataluña, que la tiene, pero hay vida al margen, también.

Parece que todas las noticias negativas que se producen tienen que ver con Cataluña. Que si hay cientos de empresas que se van, que si se rebajan tres décimas las previsiones del PIB, que si se han gastado seis millones en el referéndum del 1-O, que si las empresas de rating nos quieren bajar la calificación, que si el turismo ha bajado un 20% en Cataluña, que si el paro ha aumentado más que en otras comunidades, etc. etc. Y todas naturalmente por culpa de los independentistas.

No voy a entrar en responsabilidades, que ya lo he escrito en más de una ocasión, baste decir que independientemente de los errores cometidos por unos y otros, la cerilla que incendió el fuego se la debemos a Rajoy y a su gobierno con el empeño de cargarse un estatuto que fue aprobado por todo el mundo menos por él y su partido, incluido el Parlamento español, el Parlament y los ciudadanos catalanes.

Pero sí quisiera hablar de otras noticias que pasan o han pasado casi desapercibidas y que son de primera magnitud, a mi modesto entender. Por ejemplo,
  
·        La insensibilidad y la insolidaridad mostrada por el gobierno Rajoy que ha conseguido batir el récord de ser el país que menos refugiados ha acogido. Mientras que Europa, también incumplidora y remolona ha acogido al 25% de los previstos, Rajoy y sus muchachos lo han hecho al 11%. Y si quieren ustedes, hablamos de las condiciones de cuarto mundo que tienen los CEAR (Centros Españoles de Ayuda al Refugiado), que constantemente denuncian ONG de primer orden.

·        El PP ha sido acusado, sin ambages, de corrupción, de manejar una segunda contabilidad con la que se ha financiado y ha jugado con ventaja en las campañas electorales. Algo que se sabía pero que ahora ha adquirido una veracidad sin tacha. Los casos Púnica e Inelsa han marcado un hito mayor en los juzgados.

·        Parece que Ruiz Gallardón está a punto de ser imputado por el caso Lezo y que su sucesora Ana Botella ha sido demandada por la venta de pisos sociales a un fondo buitre, por valor muy inferior al de mercado. Se vendieron a precio ínfimo 1860 pisos, que han dejado de recaudar al Ayuntamiento de Madrid 127 millones de euros.

·        Las puertas giratorias siguen funcionando. El último caso, el del ex director de la guardia civil –Arsenio Fernández de Mesa--, un trepa con cara dura que ahora, además de estar en Red Eléctrica, va a ingresar en una empresa armamentística, salvando el evidente conflicto de intereses.

·        La Fundación Francisco Franco (institución que en otros países estaría prohibida) ha conseguido parar el cambio de nombres de las calles de Madrid, de acuerdo a la Memoria Histórica. Mientras, el gobierno, declara de utilidad pública una asociación ultra contra el aborto (Más Futuro).


·        Acabamos de conocer que son las familias las que soportan –a la vez que lo sufren--, cada vez más, al Estado con nuestros impuestos. En los últimos diez años, han pasado de soportar el 74% al 83% del total de ingresos, mientras que la empresas han bajado del 22% al 12%. Lo que demuestra la injusta distribución de los impuestos. Hoy las empresas pagan 23.145 millones de euros menos que hace diez años. Además, hay que sumar el aumento de la evasión fiscal de las grandes empresas. Se ha hecho público que uno de cada cuatro euros de inversión española va a Paraísos Fiscales, y más de la mitad de la inversión que entra en España procede de un paraíso fiscal. ¡Y tan contentos!

Día a día, pasan desapercibidas noticias con el beneplácito del PP, que ve cómo el tiempo las hace añejas sin haber sido digeridas. Sin duda, lo que ocurre en Cataluña es importante, pero que poco se habla de otras cuestiones que nos atañen y que sin embargo, hoy, quedan olvidadas para alegría y jolgorio de los peperos, que pueden seguir haciendo de las suyas, mientras acentúan su nacionalismo cutre del “a por ellos”.

Salud y República

03 noviembre 2017

Un fiscal reprobado y una jueza condecorada azuzan el fuego contra Cataluña

Tenía intención de escribir algo al margen de Cataluña, pero las decisiones judiciales que tomó ayer la jueza Lamela –me refiero a la prisión provisional del gobierno catalán-- , instigada por el Fiscal General me hacen imprescindible que vuelva al Procès y comente algunas consideraciones que me parecen de primer orden.

Parecía que con la convocatoria de elecciones catalanas, se había calmado un poco la situación hasta que de nuevo, otra decisión errónea –probablemente calculado, no creo que el PP y sus adláteres judiciales sean tan estúpidos— ha hecho saltar la aparente tranquilidad por los aires y ha convulsionado de nuevo a la sociedad catalana.

Hablo naturalmente de la prisión preventiva que la jueza Lamela ha dictado contra ocho de los miembros del último gobierno catalán, ante la acusación de rebelión y sedición –ambas figuras discutidas por miembros importantes de la Judicatura-- y  que ha promulgado el Fiscal General Maza.

El Fiscal General del Estado que fue reprobado por el parlamento y que sigue al servicio de su amo, Mariano Rajoy, ha insistido en su actuación vengativa, impropia y vergonzosa. Y el testigo de su acusación lo ha continuado con placer inusual la jueza Carmen Lamela, curiosamente condecorada por el gobierno Rajoy y que a sus dos galardones –al mérito de la Guardia Civil y al merito Policial--, está claro que quiere unir otra, que bien podría ser al mérito de la “Unidad Nacional” o bien al de “Manolo Escobar” o, por qué no al mérito de “A por ellos”..

El Fiscal General debería haber dimitido hace meses por los affaires que terminaron con su reprobación parlamentaria, pero ahí sigue haciendo de las suyas y siguiendo al capo Rajoy con mandatos políticos de dureza y exterminio contra el enemigo. Y la jueza Lamela, que pudiendo haber dado más tiempo para que se pudieran defender los imputados --sólo les ha dejado horas para leer su acusación, lo que ha provocado su indefensión--, sigue sin duda con deleite el guión pepero del “a-por-ellos” hasta la extenuación.

Error tras error hasta la humillación total. Y todo ello sin darse cuenta de que siguen creando más independentistas con sus actuaciones vengativas. Ahora ponen la excusa de que se ha privado de libertad a los ochos miembros del gobierno porque podrían seguir el ejemplo de Puigdemont e irse fuera de España. Que no nos engañen. ¿Acaso se daba algún motivo para que se condenara a los Jordi a prisión preventiva? ¿Iban a huir cuando tienen a sus familias aquí y son simplemente unas cabezas sustituibles de unas asociaciones civiles? ¿Acaso iban a hacer desaparecer pruebas? Fue simplemente otro afán de venganza y humillación con pretensión de que fuera tomado como una medida ejemplar para otros colectivos.

Yo, que no soy independentista, no puedo estar de acuerdo con que se decida –para más inri, sin ser juzgados, como si fueran peligrosos delincuentes— la encarcelación de un gobierno por haber facilitado votar a los ciudadanos y haber declarado una república que tenía las horas contadas.

La operación obedece a un plan establecido de antemano. Todo está escrito y bien escrito, el triángulo Gobierno Rajoy, Fiscal General y Judicatura actúa siguiendo ese plan. No hay nada más que ver las prisas que se han dado, algo inédito en nuestra lentísima justicia, basta ver otros casos.

Que nadie se llame a engaños si esto termina como el rosario de la aurora. Cuando al fuego se echa, constantemente gasolina, el final es predecible. Hoy que se debería estar pensando en que hay unas elecciones cuyos resultados todo el mundo dice que apenas cambiaran, se tendría que estar pensando en el diálogo de verdad, salvo que queramos que después de todas estas barrabasadas y alguna mas que caiga, el dia 22 de diciembre, empecemos a vivir de nuevo el día de la marmota.

Evocando a Martin Niemöller y dedicado a mis amigos socialistas:

Cuando los peperos vinieron a por los desahuciados:
guardé silencio, porque yo tenía casa
Cuando dejaron de subvencionar a los dependientes:
me callé, porque yo no lo era
Cuando nos robaron el dinero para dárselo a los bancos:
me hice el tonto, porque no tocaron mis cuentas
Cuando quitaron subvenciones a los parados:
no protesté, tenía empleo
Cuando dejaron casi congeladas las pensiones:
no dije ni pío, todavía no me tocaba
Cuando injuriaron e insultaron a los rojos y comunistas:
opté por el silencio, yo era socialista
Cuando atacaron a los independentistas:
no hice ni caso, yo no lo soy
Cuando finalmente vinieron a por mí:
no quedaba nadie que pudiera protestar

Salud y República

27 octubre 2017

El Parlament proclama la independencia y el Senado aprueba el 155

El sentimiento independentista de una parte de los catalanes ha llenado su vaso. Todo son abrazos, besos y felicitaciones. Pero, ¿cómo terminará esto?

Ya sabemos que los independentistas han cometido errores, pero ahora, con toda la fuerza mediática española puesta en órbita, parece que sólo los errores independentistas nos han llevado a esta situación. Y no es verdad. La responsabilidad del Partido Popular ha sido notable.  

Más que nunca, tenemos la obligación de pensar en el camino que ha conducido a esta independencia, probablemente efímera. Las responsabilidades han de quedar al descubierto.

Aquí no hay un pueblo, el catalán, malo que se ha enfrentado a un Estado, bueno. Falso, partir de esa premisa significa un desconocimiento tremendo, además de un error total.


Todo empezó con un agravio garrafal contra Cataluña. El PP se empeñó en cargarse el Estatuto y encendió la mecha que extendió el fuego independentista. Un estatuto aprobado por el Parlament, el Congreso de los Diputados y, en referéndum, por el pueblo catalán fue llevado por los peperos al Constitucional, que se lo cargó. Algo increíble, y más si recordamos que algunos de sus artículos, declarados inconstitucionales, están presentes en otros estatutos como el andaluz o el valenciano, hoy en vigor.

Y la pregunta es de nota. ¿Hubieran los independentistas seguido el mismo camino de haberse respetado el estatuto que fue aprobado? No, rotundamente no, Yo creo que esa mecha encendida fue la que ha hecho crecer independentistas que vieron lo injusto de la medida. Y a eso, debemos añadir la inacción de un presidente, como Rajoy, incapaz de ver la gravedad del problema y que ha dejado pasar el tiempo sin mover un dedo, hasta que la escalada de las acciones ilegales independentistas le han llevado a aprobar el 155. Por cierto, un camino que el PP ha llenado de represión, de incompetencias, de silencio, de odio y con encarcelamientos. Sin la más mínima humildad y sensibilidad, con la fuerza de saberse más poderoso.

Rajoy no se puede ir de rositas. Aplicara el 155 –ya veremos de qué manera y a qué precio— y se quedará tan tranquilo. Sabe, perfectamente que esto le puede dar más votos en el resto de España. Y está claro que es de lo que se proponía. Olvidar la corrupción, las desigualdades, los recortes y atizar el fuego de la catalanofobia, todo eso le sirve para sus fines: ganar las próximas elecciones. Al menos así lo cree.

Punto y aparte merece la mención al Senado. Una institución casi muerta, con una inanición casi total ha servido para algo: Ser verdugo. Ahora entendemos su inutilidad, una institución donde el PP, a pesar de haber obtenido el 33% de los votos en el Congreso de los diputados, obtiene el 62% de los senadores.

Está claro que el Senado (cuya tarea es inútil en el 99% de su labor) ha encontrado un motivo para ser relevante: ser arma arrojadiza a favor del grupo mayoritario –absolutamente crecido por una ley electoral injusta—, esa ha sido su labor. ¿Alguien puede decir qué otra decisión importante ha tomado el Senado durante los cuarenta años que tiene de existencia? Ninguna. Este cementerio de elefantes sólo ha servido, hasta ahora, para enterrar en vida –por cierto, en muy buena vida— a cargos que han dejado de ejercer su función principal o que son promesas en ciernes.

La única solución al proceso catalán era unas elecciones anticipadas, pero el afán independentista inútil, por un lado, y las intenciones de dar la puntilla al rival y no dejarle ni respirar, por otro, ha hecho que este tren descarrile. Habrá que pedir responsabilidades. Puigdemont ha podido frenar el proceso convocando elecciones y Rajoy no ha querido sentarse a dialogar y ha preferido jugar fuerte aunque este juego le lleve a quedar como el presidente que forzó la independencia catalana, ya veremos a qué precio.

Hay que volver a la cordura y, por difícil que sea, iniciar un diálogo para que este episodio pase lo más rápidamente posible y se encuentre una solución a la demanda de la sociedad catalana, que sin duda pasa por un referendo acordado. No vale la represión, el 155 es un instrumento que dará mayores problemas. ¡Al tiempo!

Y como diría un ateo: “Que dios nos coja confesados

Salud y Republica
  
P.D. ‘Encomiable’ la labor de equilibrio del PSOE, capaz de apoyar al PP –decir sí, no, un poco, quizá al 155-- siempre de la mano de su partido amigo, con el que piensa seguir repitiendo el bipartidismo histórico ¡Toquemos madera! De Ciudadanos poco que decir, cada día más cercanos a la extrema derecha y más unidos al PP y locos porque su Inés Arrimada se arrime cada vez más a la presidencia de la Generalitat.


¡¡LIBERTAD PARA LOS JORDI!!

17 octubre 2017

Cataluña: ¡Otro inmenso error! Y van…

¿Cómo pueden ser tan torpes? ¿Acaso es lo que buscan? Una detrás de otra, el gobierno español y sus instituciones adláteres están siguiendo el camino del enfrentamiento. En vez de tratar de solucionar el problema, echan más gasolina al fuego catalán.

Hay que estar ciegos. Y lo están. El PP y sus instituciones españolistas (que no españolas) están jugando a la Victoria y parece que no van a cejar hasta que lo consigan. En vez de sentarse a dialogar, quieren que los independentistas se arrodillen y se humillen, y además meterlos en la cárcel. Hay que escuchar las declaraciones del PP y de Ciudadanos para darse cuenta de lo felices que les ha hecho el encarcelamiento de Sánchez y de Cuixart.

¿Cómo es posible ir a la cárcel por dirigir asociaciones civiles que propugnen la manifestación pacífica a favor de la independencia? ¿No va contra el derecho de manifestación y de libertad de opinión? Han traspasado el límite y hoy han vuelto a poner en marcha la máquina de fabricar independentistas. ¿Hasta cuándo?

¿Cuándo se enterarán que pueden frenar por la fuerza este proceso, de forma temporal,  pero que es imposible que sin diálogo se encuentre una solución definitiva? Se han empeñado en quemar las naves y lo están consiguiendo, son verdaderos provocadores. Y que no vengan con el cuento de la división de poderes, ya sabemos quién corta el bacalao en las instituciones del Estado. ¿Acaso debemos recordar como se elige el Poder Judicial o quién escoge al Fiscal del Estado?

La solución empezaba por haber contestado a la carta de Puigdemont con la aceptación de un diálogo desde cero, sin prejuicios por ninguna parte y si fuera necesario con una parte mediadora en el conflicto. Pues bien, en vez de dialogar –algo que el PP, por mucho que diga, siempre ha evitado— ahora ponen otro obstáculo al diálogo, la encarcelación de los dos líderes civiles más importantes del independentismo y seguirá, por si fuera poco, el 155.

Ni con golpes, ni con tribunales amañados, ni con presos políticos, ni con leyes represivas se puede solucionar nada. Muy al contrario, se proclaman héroes y se enardecen y endurecen las posiciones. No, así no. Con la legalidad están combatiendo a millones de catalanes que no se ven representados por la misma. ¿De verdad hay alguien que piense que así se puede solucionar algo? Vamos a la deriva. Y luego dirán…

Por cierto, la alegría de Ciudadanos, ese partido falangista que apoya a sus amos, es coherente. Se alegran y mucho, es lo que están buscando. Menos comprensible es la tibieza del PSOE que, aunque añada matices, sigue apoyando las barbaridades de este gobierno y sus instituciones, y para constatarlo retiran la reprobación a Sáenz de Santamaría.

Hoy, soy más pesimista que ayer. Y me temo que menos que mañana. No quieren convencer, quieren vencer a toda costa, que para eso tienen la fuerza. Han enterrado la política para sacar sus armas. Quieren infundir miedo y claramente se equivocan. Lo peor es que lo pagaremos todos, y ellos se irán de rositas…

Salud y República  

12 octubre 2017

El ‘A por ellos’ se acentúa en Cataluña

Puigdemont ha tenido que frenar, a pesar de que mantenga falsamente el pie en el acelerador. Era difícil poder ganar la batalla con esa asimetría de fuerzas. Un Estado poderoso siempre tiene las de ganar, aunque nunca se deben olvidar ciertos hitos históricos que desmienten esa aseveración. A corto plazo, la cuestión está casi zanjada. No queda otra que unas nuevas elecciones en Cataluña, bien sea porque la ruptura con la CUP le obligue a Puigdemont, o bien porque desde Madrid se imponga el 155, y a continuación se proclamen. No veo otra salida.

El Govern ha sido requerido por el gobierno central para que aclare si ha declarado la DUI. En caso de que diga que sí o que evite contestar, el gobierno tiene previsto aplicar el 155. En caso de que diga que no, la CUP romperá con Junts pel Sí.

Todo menos el dialogo. Y no dirán que no se les ha ofrecido por parte de los independentistas. Pero Rajoy, ayudado por su monaguillo Rivera –hoy más duro y más falangista que nunca--, no quiere dialogar, no ha querido nunca. Se ha visto en la obligación de aceptar sentarse en una mesa por el PSOE, pero estoy convencido de que es un paripé, con el fin de aparentar lo que nunca han sido: dialogantes.

Se pierde una oportunidad de oro. No se pueden hacer desaparecer los valores de una parte importante de catalanes, a la fuerza. Podrán actuar rotundamente, pero millones de catalanes seguirán sintiéndose independentistas. No cabe otra solución que sentarse para hablar, sin prejuicios ni barreras. De no ser así, se podrá aplastar la rebelión con la fuerza de las instituciones, de las leyes del Estado, de las fuerzas de orden, pero no se podrá convencer a nadie.

Hoy, justo hoy, 12 de octubre, hace 81 años que Unamuno dijo aquello de ‘venceréis, pero no convenceréis’. Se lo dijo a Millán Astrain, como contestación a su ‘Viva la muerte’. Y hoy la historia se vuelve a repetir. El PP, con su filial C’s, pretende vencer a toda costa, sin ni tan siquiera tratar de convencer. ¿Para qué? Una vez vencidos serán sometidos, deben pensar. ¡Craso error! Los valores y las cuestiones de conciencia no se pueden hacer desaparecer, se pueden tapar, se pueden acallar por la fuerza, pero ahí quedan. Sólo una dictadura puede mantener, por la fuerza y con presión –qué bien lo sabemos algunos--, ocultos esos valores, que permanecen indemnes a la espera de un resurgimiento en otro momento.

El Partido Popular sólo dialogará a la fuerza, lamentablemente. No hay nada más que escuchar a Rajoy, empecinado en el cumplimiento de la ley –podría aquí citar una retahíla de casos donde se la ha saltado impunemente— y a sus muchachos: Rafa Hernando el insultador, el canalla de Pablo Casado –un personaje que está en las quinielas para sustituir a Rajoy o para ser alcaldable de Madrid y que ha comparado el fin que tuvo Companys (fusilamiento) con lo que le puede pasar a Puigdemont--, o el propio Rivera, al que se le ha visto el yugo y las flechas en sus intervenciones. Y esa fuerza sólo puede venir de la oposición, el PSOE no ha estado a la altura dando su consentimiento a un Rajoy cuyo afán de victoria le ciega y le impide el verdadero diálogo. Ciudadanos es un caso aparte, se ha situado a la derecha del PP en su afán de acabar aniquilando a los independentistas. Sólo Unidos Podemos con un PSOE fuera de la triple alianza podrían obligar a Rajoy a un diálogo veraz.

No quisiera acabar sin hacer notar cuál ha sido, a mi modo de ver, el acelerante más importante que ha jugado a favor del gobierno español: El hecho de que empresas como CaixaBank, Abertis, Planeta, Colonial, Gas Natural y unas cuantas más hayan trasladado su sede social fuera de Cataluña ha sido definitivo. Sin menospreciar la fuerza del Estado central, estoy seguro de que el procès hubiera continuado si estas empresas hubieran decidido quedarse en una hipotética Cataluña independiente. ¡Poderoso caballero es Don dinero!

Hoy más que nunca se entiende el ¡a por ellos! desde las posiciones conservadoras y más reaccionarias. Y se equivocan. O buscan dialogando la fórmula para encontrar salida con un referéndum pactado o el problema se irá enquistando y, aunque parezca que se ha ganado este primer asalto, el combate seguirá en pie. ¡Al tiempo!

Salud y República

03 octubre 2017

Qué vergüenza de rey

¡Vaya discursito! Seguro que lo ha preparado Rafael Hernando, y él, en todo caso, ha quitado sólo los tacos. Un discurso pepero y lamentable, sesgado y sectario. Así es que, según este rey pepero, los únicos responsables son los gobernantes de Cataluña.

Y qué decir de lo que no ha dicho. Ha obviado lo que todo el mundo sabe, la responsabilidad política del PP y, no tiene perdón, además ni una mínima mención a lo que pasó el domingo. A los 850 heridos. Ni tan siquiera un recuerdo. Está claro que hoy, más que nunca, esté rey está defendiendo su poltrona, que ve en el alero.

Una falta de sensibilidad, unas omisiones graves, un tono amenazador a una de las partes, sin tocar la otra. Esto no es un discurso, es una apología al PP y a su trono. Este rey ha demostrado ser un pirómano y no un bombero, con este discurso no me extrañaría que desde Cataluña se acelerara la Declaración de Independencia.


Hoy, tenemos un responsable más de esta crisis: Felipe VI, un personaje cuya sangre azul coincide con los colores peperos. Hoy Felipe VI está en la picota. Muchos españoles se habrán dado cuenta de cuál es su verdadero objetivo: “Mantenerse en su puesto, ayudando al PP, que es su aliado natural”.

Estoy escuchando a distintos comentaristas de izquierdas, y parece mentira que todavía les intimide un jefe del Estado tan sectario como éste y se plieguen a criticas mínimas o a simples alabanzas. ¡Basta ya! Que este rey se vaya con Rajoy. Es hora de la III República. Hoy, más que nunca, Cataluña se está alejando. Y, francamente, no me extraña.

Salud y República

02 octubre 2017

Me quiero independizar de Rajoy

¡Qué vergüenza! ¡Qué desatino! ¡Hasta dónde hemos llegado! Este gobierno ha culminado su fracaso más absoluto ayer. Ya llevaba caminando mucho tiempo por la senda del desvarío, pero ayer ha llegado a la meta. Si Rajoy continúa como presidente del gobierno, es que no ha entendido nada. La única decisión posible es su dimisión y que alguien que sea capaz de dialogar se siente en una mesa con el gobierno de Cataluña.

¡Craso error! El hecho de enviar a la policía y a la guardia civil lo descalifican totalmente. Todo el mundo sabía que las condiciones del referéndum estaban bajo mínimos y, por lo tanto, después de todos los atropellos institucionales utilizados contra este acto, su resultado era poco importante. ¿Por qué entonces tratar de pararlo con la fuerza? ¿Por qué querer vencer a toda costa, enfrentando a las fuerzas del orden con la sociedad civil? ¿Es tan torpe como para no entender las consecuencias que le podrían traer?

Ha jugado a enfrentar desde el primer momento. La cosa empezó con esa asquerosa campaña contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña hace ocho años. Y luego ha desperdiciado el tiempo, ha dejado que crecieran los independentistas a costa de decisiones judiciales y de manejo de las instituciones, sin entender que hay cuestiones que sólo se pueden solucionar con el diálogo y la política, y que la ley y la justicia son insuficientes ante una petición popular masiva.

 Además de haber demostrado una forma de hacer política propia del siglo XIX: “a palo y tente tieso”, ha quedado ridiculizado. Resulta que ha enviado a 10.000 policías y guardias civiles para cerrar menos del 10% de los centros de votación. Y todo ello con unas consecuencias que vulneran claramente los derechos humanos. Ha sido un fracaso en toda regla, marcado por una acción policial cruenta y desproporcionado, que como resultado ha tenido más de ochocientos heridos.

Y no sólo su actuación ha provocado el aumento de independentistas, sino que le ha hecho perder la batalla internacional. Basta ver lo publicado por los periódicos más importantes del mundo para darse cuenta del absoluto fracaso de la decisión de ayer.

A todo esto, en vez de tratar de encontrar un camino que le lleve al diálogo, Rajoy y sus muchachos han salido voceando las virtudes de las intervenciones de ayer, hablando de proporcionalidad y de no haber permitido el referéndum. Más mentiras. Ni fueron proporcionales las cargas, ni se pudo evitar que –aunque fuera con dificultades— una parte importante del pueblo catalán pudiera votar.

Esa huida hacia delante de Rajoy –los independentistas le han llamado al diálogo— le está dejando muy tocado. La única medida que ha tomado ha sido la de reunirse con portavoces parlamentarios de su cuerda. Clara intención de no querer solucionar el problema, puesto que –al menos hasta ahora— sólo ha citado a una reunión a su monaguillo Rivera y al indeciso Sánchez. ¿Cómo es posible tratar de solucionar un problema cuando se evita que la otra parte se siente a dialogar¿ ¿Cómo se puede olvidar en una mesa que busca soluciones a Unidos Podemos –que cuenta con más de cinco millones de votos— o al PNV, cuyo ADN independentista sería indispensable tener en cuenta?

Pues ahí le tienen. Hay quien dice que Rajoy ya ha amortizado a Cataluña y no quiere saber nada de un territorio que le desprecia, también en votos, y que la ha sacrificado a cambio de conseguir más votos en el resto de España. Y es posible que esta irresponsable y vergonzante táctica sea verdad.

Sumen a este grave dislate, la gran corrupción del PP, la desigualad que ha creado, el apoyo a los bancos y el abandono a los dependientes, el uso de las instituciones para su beneficio…

Por favor, yo también quiero independizarme… de Rajoy.

Salud y República  

29 septiembre 2017

Cataluña: El gris también existe

El proceso de independencia catalán está llevando a tirios y a troyanos a una situación extrema, en la que todo lo que no está con uno de los dos bandos está en contra. Y lo que debería ser una amalgama de distintos colores, se ha convertido en un tablero de ajedrez, donde sólo imperan dos colores: el blanco y el negro.

O se está conmigo, o se está contra mí. Este parece ser el lema a estas alturas. Y, al que no esté ni con unos ni con otros se le llama equidistante, como si éste fuera el insulto político más grave que se pudiera decir.

Terrible error, que en los grandes conflictos suele ocurrir, el de no reconocer matices y gamas intermedias, que conducen sin remisión a una incomunicación que imposibilita la solución del conflicto. Y se acusa a quien defiende puntos diferentes a los dos grandes extremos, de enemigos de los dos. ¡Craso error!

Tener ideas diferentes a las que se presentan en conflicto es algo que debería ser normal. El mundo es cromático, también en política, con muchos matices, los colores intermedios, como el gris, también existen.

O se acepta el referéndum, convocado saltándose las leyes (también y sobre todo las propias, las del estatuto), o te acusan de alinearte con el PP. Pues no, miren ustedes. Las cosas no son blancas ni negras, y si hay alguien que así lo cree, será por un exceso de pasión (con o sin razón) o por fanatismo.

Hace mucho, antes de que este proceso endiablado y alimentado por Rajoy y sus muchachos comenzaron con la lamentable decisión de llevar al Constitucional un estatuto aprobado por las Corts, las Cortes y el pueblo catalán, yo ya había defendido –en aquel entonces, era por el pueblo vasco--, el derecho de autodeterminación de los pueblos. Por lo tanto, sigo defendiendo que Cataluña pueda ser lo que quiera ser, y que la única prueba de tal cosa es la celebración de un referéndum de autodeterminación, con garantías.

Lamentablemente a Rajoy y a sus muchachos, a mi modo de ver, les cegó su catalanofobia, y promovieron una campaña contra el Estatuto Catalán,  denunciando al Constitucional cuarenta artículos --cuando había sido aprobado suficientemente por los parlamentos nacional y catalán, así como por el pueblo catalán--, de los que treinta iguales fueron aprobados, sin poner obstáculos, en otros estatutos como el andaluz o el valenciano. Ahí empezó el baile.

Después ha seguido una inacción política por parte de Rajoy, que sólo ha contestado a las actuaciones catalanas con leyes y haciendo funcionar a instituciones donde tienen mayoría o directamente son gente de su confianza, como el Tribunal Constitucional o la Fiscalía del Estado. Otro grave error pepero, que al no atacar el problema con diálogo y medidas políticas acordadas, durante más de siete años, ha sido la gran máquina de fabricación de independentistas, que han pasado del 25% hace siete años a casi el 50% hoy, a costa de los errores y falta de política de los peperos.

Pero Rajoy es Rajoy y el PP es el PP, y no hay vueltas que darle, hoy siguen incrementando la tensión. Y, a la imposición por parte catalana de un referéndum fuera de la Constitución española, sigue pretendiendo ganar la guerra. Otra equivocación de libro. Aquí, si se quiere salir vivos el dos de octubre no debe haber ni vencedores ni vencidos. La victoria de un lado puede significar el triunfo del otro bando. No, del día dos sólo se espera una cosa: una mesa de diálogo para pactar un compromiso y que el pueblo catalán pueda expresar cómo quiere relacionarse con el resto del Estado. Todo lo demás, son milongas, por una y por otra parte. Ni se puede declarar la independencia con el resultado de un referéndum como el convocado, ni se puede aparcar por más tiempo una situación como ésta o atajarla por la fuerza.

Dejémonos de actuaciones que pueden quebrar la convivencia, no se puede perder el tiempo. El 80% del pueblo catalán quiere decidir su destino y contra eso no hay nada que hacer, salvo dejarle que proyecte su futuro. Hay que pactar ese referéndum con garantías, porque es la única posibilidad de conocer, de verdad, qué quieren los catalanes; todos, no una parte.

Salud y República

21 septiembre 2017

¿Cuándo toca rescatar a los refugiados?

Hoy sólo se habla de Cataluña. Entiendo, sin duda que la cuestión es grave y merece un seguimiento mediático. Eso sí, también existen otras cuestiones importantes, que se han quedado olvidadas en el cuarto trastero y de las que casi nadie habla.

Estoy convencido de que el llamado ‘procés català’ sirve a los peperos para, intencionadamente, tapar otros problemas graves de este país. Por ejemplo, para que no se hable casi de que vamos a perder 44.000 millones del rescate bancario, cuando Rajoy, la vicepresidenta, el ministro de economía y otros peperos ilustres anunciaron, a bombo y platillo, que no se perdería ni un euro. ¡Otra mentira más!, a sabiendas.

Y qué decir del problema de los refugiaos. Millones de personas que huyen de la guerra y de la persecución política y que deambulan en tierras de nadie, o se arriesgan a cruzar mares y desiertos con gran riesgo, sin ninguna garantía de asilo. Como ejemplo de esa aventura, el año pasado, más de 5000 personas murieron ahogadas en el Mediterráneo.


Europa ha abandonado a los refugiados, contraviniendo las leyes y los derechos humanos. Y, dentro de Europa, España es el ejemplo más negativo. Porque si Europa se comprometió a acoger a 180.000 refugiados y sólo ha recibido al 25%, España lo ha hecho al 11% de los 17.000 a los que se había comprometido a admitir.

Esto lo hace un gobierno que se pasa todo el día hablando del cumplimiento de las leyes, al que se le llena la boca diciendo que hay que acatar los acuerdos que se han firmado. Es el gobierno del PP, ese que se escandaliza porque hay quien se salta leyes o acuerdos, el mismo que trampea y se salta al Parlamento o que se carga la división de poderes, o utiliza las instituciones del Estado para su propio beneficio.

Tanto que hemos rescatado y tanto que nos tocará rescatar: ¿Quién rescata a los refugiados? Ah no, que primero ha habido que rescatar a los bancos, y luego vienen las autopistas, y pronto los aeropuertos fantasma. ¡Qué importan los refugiados! Al fin y al cabo, sólo se trata de personas, gente diferente, y no hay negocio por medio.

Y es que a lo peor, esto funciona así. Si estudiáramos el cumplimiento de los programas de los gobernantes peperos, probablemente estaría en la línea con ese 11%. Esa es la cuestión. Pero qué importancia tienen, al fin y al cabo, sólo se ahogan 5.000 al año y mueren otros tantos, desterrados en campos de concentración invivibles.

Siendo verdad que la ignominia es europea, en el caso de España los peperos baten el récord –siempre lo superan en lo negativo--, si Europa ha incumplido el acuerdo, España lo hace mucho más, en vez del 25%, ha acogido al11%.

Esto tendría que darles vergüenza, si la tuvieran, pero ahí están poniendo excusas, echando la culpa a las ONG o a otros Estados, sin buscar soluciones y tan contentos. Ellos son así. Dejar pasar el tiempo sin tomar medidas, y dejar que con el tiempo la gente se olvide de sus incumplimientos, aunque genere muertes.

Eso sí, defienden con extrema crudeza y sin vacilación, conceptos como la bandera, la patria, el orden público, su religión y su historia, sus valores, Ellos pretenden ser la España de la Victoria, la heredera de los Reyes Católicos, la que defiende la Unidad por encima de las personas que la componen, la que habla de Igualdad –eso sí, entre los suyos-- en el país de la mayor desigualdad, la que habla de Solidaridad –con su gente, con los corruptos, con los defraudadores, y no con los refugiados--.

Pues si esa es su España, la España de la indecencia, de la corrupción, de la desigualdad, de la mentira: que se la vayan metiendo por el culo.


Salud y República

04 septiembre 2017

Ciudadanos, partido tramposo y pepero

Así es. Estos chicos comandados por Rivera no hacen sino engañar. Su afán de parecer algo distinto del PP y seguir engañando a sus votantes les hace dar saltos mortales y hacer piruetas fácilmente demostrables.

Primero empezaron con aquello de que “nunca apoyaremos a Rajoy” y ahí les tienen. Y con el cuento de acabar con la corrupción. Pero claro con la boca pequeña. Siempre empujan al principio pero con cuidado para que el PP siga haciendo y deshaciendo. La prueba de que el Juan Antonio Sánchez sigue siendo presidente del PP de Murcia y diputado en las cortes murcianas no es sino un ejemplo de ello.

Firmaron un acuerdo con el PP, del que apenas se ha cumplido nada, y sin embargo disimulan y hablan de posibles soluciones como si quisieran enfrentarse a Rajoy y su gente, cuando lo que hacen es apuntalarles en el poder.

Veamos el último ejemplo. Como quiera que no les hacen ni caso con el tema de la limitación de mandato del Presidente del Gobierno, a pesar de ser uno de los puntos firmados, tratan de quedar bien con su electorado (al que deben suponer de ínfima calidad, pues le tratan de engañar constantemente) y plantean una proposición de ley para limitar el tiempo del mismo presidente de gobierno en el poder.

Pero claro, con truco. Rajoy ha debido llamarles al orden y decidles que no jueguen con sus deseos de presentarse otra vez, y ellos han encontrado la solución rocambolesca pero eficaz. La proposición de ley que han presentado en el Congreso, habla de que los presidentes del gobierno no pueden estar en el cargo ocho años consecutivos.

De esta forma, ante su gente, parece que tratan de recuperar una de las reivindicaciones que siempre anunciaron: “No con Rajoy”, y sin embargo, lo hacen de forma que no afecte al actual presidente del gobierno.

Y es que actúan de forma burda y, antes de que se salga adelante, se ve la trampa. ¿Por qué no han hablado de que el presidente del gobierno no puede estar en el cargo más de dos legislatura? Prefieren hablar de ocho años. Y miren ustedes, es un truco vil, de trilero de segunda. Basta con que Rajoy convoque las elecciones para un día antes de cumplir los ocho años para que siga pudiéndose presentar. Así de fácil, todas las legislaturas de la democracia, menos una, han durado menos de cuatro años, lo que quiere decir que dos periodos legislativos, como ocurriría en el caso de Rajoy (sin contar el tiempo de la presidencia en funciones) lo normal es que sean inferiores a ocho años.

Eso, justo, es lo que pasará. Rajoy convocará las elecciones para que hayan transcurrido menos de ocho años. Bastara con que lo haga cuando se cumplan 7 años y 364 días. Y así podrá presentarse de nuevo. “Pa mear y no echar gota” que diría un castizo.

Ciudadanos pretende calmar a su gente, que ve que no se cumple casi ningún punto de los acuerdos de investidura, diciéndoles que así impide que Rajoy se presente, y es mentira. Porque Rajoy, con la potestad, como presidente del gobierno, de convocar elecciones cuando lo crea oportuno, lo hará de forma que se pueda presentar sin problemas
Así es que menos cuentos. No teníamos duda, y cada día que pasa lo vemos más claro. Rivera pretende ser el futuro líder de la derecha y acabará en el PP, pero para ello debe pactar con los peperos la forma para que, disimulando –aunque traicione a su electorado--, pueda parecer que les aprieta las tuercas, cuando lo que hace es echarles 3-en-uno.


Salud y República

30 agosto 2017

Vivimos “La primavera del empleo”

¡Qué maravilla! ¡Qué visión! ¡Qué valor! Ahí la tienen ustedes. Nadie se había dado cuenta, pero Fátima lo ha descubierto. Además de la famosa primavera de El Corte Inglés, desde hoy debemos hablar de “la primavera del empleo”.

Esta mujer --cuyo gran mérito es haber inyectado en vena, a los trabajadores, la ley de la reforma laboral que la elaboraron los chicos de la CEOE--, cada vez que habla es para echarse flores a sí misma. Eso sí, diciendo cosas que no se cree ni ella y que seguro que deben sonarle estridente hasta a la Virgen del Rocío, como se sabe su virgen preferida a la que, gracias a su amparo, tenemos el mercado laboral mejor que nunca.

El mundo de Yupi no es nada comparado con nuestro mercado laboral. Es lo que tiene tener contacto con el más allá. Los santos, vírgenes y gente de buen vivir te hacen ver cosas que el ciudadano normal no atisba por su corto entendimiento.

Mira que no ver, hasta que la ministra Fátima nos lo ha dicho, que tenemos hoy un empleo de más calidad que el de antes de la crisis. Son ganas de no querer ver la realidad. No notar la mejoría debe ser una especie de síndrome infame.

Es lo que tiene ir fumada a las comparecencias. Una puede decir lo que le venga en gana y sonreír como si fuera verdad, aunque sea más falso que un euro de plástico. Sí señores, ustedes no lo saben, ustedes no se habían dado cuenta, ustedes son muy cortos, sólo Fátima y sus compas ven la verdad: Estamos en la primavera del empleo.

Y, ¿qué importa que los salarios sean más bajos, o que la precariedad sea cada vez mayor? ¿Qué importa que hoy se trabajen 613 millones de horas y hace diez años 654? ¿Qué más da que la gente tenga contratos de pocas horas y no les llegue el salario a fin de mes? ¿A quién interesa que la desigualdad hoy sea mucho mayor que hace diez años? ¿A quién preocupa que haya más de dos millones de parados de larga duración, el doble de hace ocho años? ¿Qué tiene que ver que se hayan perdido 600.00 contratos indefinidos en los últimos ocho años? Que tenemos dos millones de empleos menos que en 2007, ¿y qué? Y si el poder adquisitivo ha caído siete puntos desde el comienzo de la crisis, tampoco tiene la menor importancia. El hecho de que la mitad de los contratos temporales firmados sea inferior a siete días, es algo tangencial.

Y es que no nos enteramos de nada. La recuperación ha sido milagrosa, y contiene las tres eses de Fátima. Porque nos guste o no, así lo afirma la ministra de la CEOE, esta recuperación tiene tres eses: es sólida, sana y social. ¡Toma ya! ¡Y yo con estos pelos! ¿Hay quién lo dude? ¡Hombres y mujeres de poca fe!

No me cabe la menor duda, no somos capaces de soportar el éxito de esta ministra y nuestra envidia no nos deja ver los preciosos logros laborales. Menos mal que todavía hay más del 30% que lo creen a pies juntillas: Los votantes del PP.

Salud y República

23 agosto 2017

“La culpa es de Ada Colau y sus bolardos”

¡Qué barbaridad más bárbara! Que diría Miliki. Es tanto el odio que destilan que cuando hablan sueltan heces por su santísima boca. Y es que sigue en marcha la calumnia y la mentira contra la izquierda. Los fanáticos no paran, mentir es congénito a su ultraderechismo.

Ahora resulta que Ada Colau es culpable, al menos en parte, según algunos energúmenos por no poner bolardos en Las Ramblas. Así lo dicen un cura pirado de una parroquia de Madrid y también el alcalde pepero de Alcorcón –quien tiene la virtud de meterse en todos los conflictos de ideología ultraderechista--, como se sabe machista empedernido. Y muchos otros, periodistas de extrema derecha, peperos de pro y gente interesada en cambiar la historia, a base a mentiras, con el fin de obtener ventaja política.

Y es que Ada Colau para ellos es la enemiga número uno. Saben de la valía de la alcaldesa, saben de su valentía y de su buen hacer, y conocen perfectamente la dificultad de ganarla en próximas elecciones si no es denostándola, levantando calumnias y mintiendo miserablemente. No respetan nada, ni tan siquiera las víctimas de este atentado atroz.

Todo ello cuando saben que un informe de diciembre pasado habla de poner bolardos, opcionalmente, durante fechas navideñas, y además no fue una decisión personal de Colau, sino que fue la Junta de Seguridad la que decidió aumentar la seguridad incrementando el número de agentes del orden público. ¿O acaso hay que poner bolardos por toda Barcelona? ¿Por qué sólo en las Ramblas y no en la Sagrada Familia, en Diagonal, en el Parque Güel…?


Se unen como en viejos tiempos, la Iglesia (al menos la Conferncia Episcopal no ha rectificado ni ha criticado a este cura abominable) y la derecha (tampoco Cifuentes ni nadie del PP ha condenado las declaraciones del alcalde de Alcorcón, al contrario, tanto desde NN.GG., como peperos individuales han apoyado esta falsa tesis), para formar un segundo Nacional-Catolicismo que tanto daño hizo a este país el siglo pasado.

Los mismos que criticaron que se peatonalizara la Gran Vía de Madrid, durante un corto periodo. Son los mismos que callan cuando Arabia Saudí pisotea los Derechos Humanos (la última, si no fuera por lo que tiene de grave, sería objeto de risa incontrolada: ‘Han detenido a un saudí de catorce años por bailar la Macarena en un semáforo’, acusándole de ‘quebrantar las normas de la decencia’), también callan cuando ven que España negocia y exporta armas con los mayores financiadores del salafismo como son: Qatar y Arabia Saudí. Bueno pues ni en las homilías del cura ultraderechista, ni en el twitter de los peperos indomables aparecen críticas que no sea por la falta de bolardos o por la entrada de ‘inmigrantes’. Esas son sus contaminantes mentiras. Lo demás no tiene importancia.

Y es que cuando ocurre un acto tan extremo y criminal es cuando salen las bilis a pasear y queda demostrada la calidad humana de las personas. Mientras que muchas personas ayudan y se solidarizan con las víctimas y con las ciudades afectadas, demostrando una humanidad encomiable, otros, los canallas, buscan rédito político, sin importarle las nefastas consecuencias. Lo suyo es ganar elecciones, y lo triste es que lo consiguen.

Salud y República

21 agosto 2017

Entre buitres y terroristas. Y la hipocresía de la Casa Real y el gobierno

Nos encontramos entre dos aguas. Unas venenosas y otras revueltas que matan. Unas con armas, otras con odio concentrado. La viñeta de Vergara que he insertado en este artículo lo dice claramente.

Los asesinos son los terroristas. No nos caben dudas, y hay que acabar con este terrorismo salvaje. Pero, del otro lado –las redes sociales han sido protagonistas en directo--, están aquellos buitres que, siempre a la espera de este terrorismo, con su lengua venenosa tratan de ampliar su odio y extender su ponzoña por doquier, con el fin de pescar en río revuelto.

Y es que si unos matan, otros contaminan. Los terroristas son fanáticos de la muerte, los buitres son fanáticos del odio y la xenofobia, y en este caso de la islamofobia; todo les vale con el fin de destilar cianuro.


------------------------

Por otro lado, el rey de España juega con una doble baraja. Hace ocho meses visitó a sus íntimos amigos, la casa real saudí, y ahora está lamentando lo ocurrido con este atentado. Hay que ser coherentes. Arabia Saudí, está demostrado que además de no cumplir los mínimos derechos humanos en su país, y en países vecinos, suministra ayuda a los terroristas.

Lo mismo vale para nuestro querido gobierno que tiene entre sus clientes más importantes en el mercado armamentístico a países como Arabia Saudí y Qatar, ambos con vinculaciones terroristas. Las relaciones con esos países nunca deben concernir al mercado de armas, porque esas armas pueden terminar en manos terroristas o servir para cercenar los derechos humanos de su gente o aplastar a otros países, como el Yemen.


----------------------------

Es hora de que nos vayamos aclarando. Hay que acabar con el terrorismo de Isis. Pero también hay que terminar con esa carroña que generaliza, criminaliza, suelta salvajadas y echa la culpa a todos los musulmanes, de los crímenes de unos pocos.

Y dejémonos de hipocresía. No utilicemos la economía como una religión en la que hay que creer. No a las formas deshonestas e inmorales de obtener riqueza. Ya es hora de que actuemos poniendo por delante los derechos humanos. No se puede estar adorando a los instigadores. La Casa Real no puede tratar, como si fueran miembros de su familia, a los monarcas de los países que ayudan a los terroristas y que no respetan los derechos humanos, Y, menos aún, que el gobierno de España deba exportar armas a Arabia Saudí o Qatar. No se puede estar en misa y repicando a la vez. Y el gobierno y Felipe VI lo hacen sin el menor pudor. Suma y sigue…

Salud y República

18 agosto 2017

No tinc por

Seguramente soy un inconsciente. O quién sabe si un soberbio. Pero no, yo tampoco tengo miedo. Ayer fue un día triste, horrible, criminal. Hoy, ha vuelto a salir el sol y Barcelona, Cambrils y Alcanar vuelven a ser lo que eran. Esa es la cuestión, volver a ser, resucitar después de una muerte injusta.

No hace mucho paseé por esas Ramblas, esa calle llena de luz y de alegría, esa calle que une el centro de Cataluña con el Mediterráneo. Ayer en las Ramblas unos canallas fanáticos quisieron dejar su huella, quisieron cambiar su historia, quisieron cambiar su destino. Desgraciadamente consiguieron con su injustificada violencia asesinar y herir a decenas de personas. Pero hoy, podemos decir con fuerza y guardando el luto necesario que Barcelona, Cambrils y Alcanar vuelven a la normalidad.

Estos terroristas islámicos están consiguiendo con pocos medios hacer daño, mucho daño, pero deben saber que no torcerán nuestro camino, que no podrán doblegarnos, que hoy el grito en Barcelona es: “No tinc por”  --No tengo miedo--, que su intento, por desgracia, costará vidas inocentes, pero que la guerra la tienen perdida.


Mis condolencias a todos los heridos y a las familias de los fallecidos, con ellos no queda sino compartir su dolor, mi máxima solidaridad.

Hoy no es el momento de hablar de diferencias políticas, pero sí que no puedo dejar de comentar la islamofobia que con contundencia ha aparecido en las redes sociales y en algunos medios de comunicación. Es alarmante que ante unos hechos criminales se trate de culpabilizar a un colectivo completo. ¡Hay que ser miserables! Se ve que para algunos –más de los que nos gustaría— estos atentados les sirven para alimentar su odio.

¿Cómo culpar a millones de musulmanes de unos atentados que provocan unos cientos de fanáticos descerebrados? Pues ya lo ven, hay quien busca sacar a pasear su fascismo y xenofobia con cualquier excusa.  Hoy mientras que se producía el minuto de silencio, en Barcelona transcurría una manifestación fascista y en Madrid interrumpía ese minuto un grupo ultraderechista. Mientras tanto, la comunidad musulmana ha lanzado un comunicado en el que, sin ambages, condena los atentados y se une a los demás ciudadanos en su dolor.


La islamofobia es un delito de odio y como tal debe ser tratado. Decir que los musulmanes son terroristas es como pensar que cuando se producían los atentados etarras, todos los vascos eran terroristas. Una simpleza y una estupidez, que se utiliza para alimentar el odio y dividir, un objetivo que coincide con el de los terroristas del ISIS.

Por cierto, he visto también que se criminaliza a quien hace declaraciones en catalán y no en castellano, como si esto fuera un delito. Se olvida que la lengua madre de siete millones de españoles es el catalán, que además es lengua oficial en Cataluña. Y es que los tics fascistas están vivos y muy vivos, esperando cualquier acontecimiento para salir a flote.


Salud y República

15 agosto 2017

Yo también quiero gozar del Turismo de Embajada

Al ministro Dastis:

Amigo ministro, no me extraña en absoluto que tengas tantos amigos. Y menos si esos amigos son embajadores, diplomáticos como tú, y mucho menos si además les has nombrado tú embajador como Ministro de Asuntos Exteriores.

Por eso, es normal que te ofrezcan casa, coche de lujo y acompañantes a ti y a toda tu familia si vas de viaje por el mundo, como ha hecho el embajador de Ecuador. Es mucho lo que te deben. ¿Cómo vas a ir tú a un hotel con tu familia, como si fueras un simple mindundi? ¿Cómo vas a pagar un hotel de lujo cuando hay una embajada a tu disposición? Es de sentido común. No todo el mundo llega a ser ministro. Tú y tu familia merecen algo más. No te preocupes por las críticas de esos envidiosos que hablan de dinero público.

Has hecho lo que debías. Qué menos que vivir a cuerpo de rey, invitado por un empleado tuyo, a costa del erario público. Un sitio, un coche y gente a tu servicio. Me dicen que el coche que te han prestado, es el que se dedica a cooperación, o sea para cubrir situaciones de solidaridad. Y qué mejor cooperación y solidaridad que servir al jefe, ese que te puede nombrar y cesar en un santiamén. Al fin y al cabo lo pagan los españoles, el embajador sólo firma la nómina y los gastos que nadie controla.

Lo injusto es que hayas tenido que pagar los billetes de avión de tu familia. Estamos en un Estado tacaño. Qué menos que pagar a un ministro todos los gastos, incluido el transporte. Después de un curso de política agresiva, necesita un descanso, una recuperación para volver a la carga en septiembre. Además, has aprovechado el viaje para cenar con la ministra del ramo en Ecuador. O sea, has trabajado para España, cuando estabas de vacaciones. Gracias, Alfonso.

Este turismo, que algunos envidiosos han llamado de amiguetes y que yo llamo de Embajada, es lógico, y parece que más de un ministro lo ha practicado. Lo que ya no veo justo es que sólo lo practiquéis vosotros.

Propongo que desde este momento, todos los españoles tengan acceso a unas vacaciones de Turismo de Embajada. Para lo cual, se efectuará una lista que recoja a todos los interesados con las fechas que precisan y el país donde quieren ir. Y, por orden de petición, se vaya cumpliendo sus deseos. Eso sería más justo. Al fin y al cabo, todos somos un poco marca España, y todos necesitamos un descanso para toda la familia, donde nos atienda un embajador, nos cedan un coche lujoso con chofer y si es posible en pensión completa. No quiero abusar, sólo una vez en la vida por español.

Si hacemos cuenta de todas las embajadas y consulados que España tiene, estoy seguro de que muchos podrán gozar de este turismo, y si no fuera posible, al menos con la ilusión de la lista de espera y pensando que un día nos puede llegar el turno, podríamos tener esperanza. Al fin y al cabo, ya conocemos lo que son listas de espera –en Sanidad, fundamentalmente— y supliría la falta de esperanza que tenemos en este futuro incierto en el que algunos nos han metido.

Adiós, amigo ministro. ¡Que tus embajadores no te olviden!


Salud y República