28 julio 2017

El paro y la pobreza salarial

La euforia del PP al haber obtenido unos datos macroeconómicos buenos de la EPA en el segundo trimestre de este año es absolutamente infundada.

Hemos bajado de los cuatro millones. Ese número podría hacer creer que estamos como en 2009, cuando empezó la crisis. Sin embargo, si se analizan los datos del paro, más allá del total, encontramos que nuestra situación no sólo no ha alcanzado los datos de 2009, sino que estamos lejos de conseguirlos. Claro que alguien dijo que las estadísticas, si no se las viste por completo son falsas.

Y sí, los resultados de esa EPA hay que vestirlos. Por ejemplo, que no nos engañen, no se trata del número de parados solamente, se trata de cómo es el trabajo que se crea y de cómo son las condiciones en las que se encuentran los parados. Todo ello además de ver que los índices de desigualdad siguen sin corregirse, siendo hoy España el país de la UE con mayor desigualdad económica.

El 73% de los empleos creados son temporales. La calidad del empleo es muy mala. Hay demasiada contratación temporal y a tiempo parcial que provoca que haya muchos trabajadores que, a pesar de tener un salario y estar de alta en la seguridad social, se encuentran por debajo de la pobreza relativa, lo que les impide tener un proyecto de vida digno. 

Las horas efectivas trabajadas, por semana, en 2009 eran un 7% más que hoy Lo que significa que, además de que han disminuido los salarios se cobra menos porque el trabajo legal (no hablamos de las horas extras que se hacen sin cobrar, cada día más frecuentes) y el poder adquisitivo de los trabajadores es mucho menor que el de hace ocho años.

Otro dato escalofriante es que los parados de larga duración hoy son más del doble de los que había en 2009.

Y qué decir de los salarios. Hoy sabemos que se ha roto un pacto sobre la subida de los salarios entre patronal y sindicatos. Estos grandes empresarios que pagan la tercera parte de impuestos que los trabajadores y que están obteniendo beneficios a espuertas, como nunca, (por ejemplo: en 2016 las empresas del IBEX-35 aumentaron sus beneficios en un 69%) se niegan a aumentar los salarios más de un 1%, o sea por debajo de la inflación, está claro que quieren perpetuar la pobreza salarial mientras que a ellos les salen los billetes por las orejas.

Cada vez entendemos más cuál ha sido el verdadero prop+osito de la reforma laboral: la bajada de los salarios. Ese ha sido el objetivo cumplido, todo lo demás, precariedad y mínima subsistencia.

El objetivo del gobierno se está cumpliendo. Hay que reducir el déficit, que las grandes empresas tengan mayores beneficios y que los salarios y las pensiones sigan congelados.

Ayer se trabajaba para vivir, hoy se hace para sobrevivir. Y por último pongamos un ejemplo claro. El sector que más crece es el del Turismo, con unos beneficios que han aumentado en un 50% de media en los hoteles. ¿Alguien puede explicar por qué los hoteleros no suben los salarios? Las trabajadores de limpieza de las habitaciones cobran 5 euros por hora. ¡Qué vergüenza! Que no se olviden de que la avaricia puede romper el saco y luego, a llorar…

Salud y República

1 comentario:

Genín dijo...

Que poca vergüenza tienen, se la pasan diciendo que ya pasó la crisis, bueno, y si es así porque no se recuperan los salarios , las pensiones y demás, la economía va bien pero para el capital que nunca tienen bastante y son capaces de tener a sus empleados en condiciones precarias para forrarse mas, pero es el Gobierno el único que puede poner las cosas en su sitio, pero que quimera, si este Gobierno trabaja por y para el capital...
Salud